Antes de la colonización europea, los nativos americanos reconocían 5 géneros

Distintas tribus como los Navajo, los Cheyenne y los Cherokee utilizaban el término “gente de dos espíritus” antes de las imposiciones morales cristianas que llegaron con la Conquista.

Mayo Aragón Kamila.pe / Indian Country Today

No fue hasta que los europeos tomaran América del Norte que las tribus nativas de esa región adoptaron la idea de los roles de género como una categoría rígida. Para los Nativo Americanos, no existía un ‘set de reglas’ que los hombres y mujeres tenían que cumplir con el fin de ser considerados miembros “normales” de su tribu.

Es más, como cuenta la página  Indian Country Today, la gente que tenía características tanto “masculinas” como “femeninas” era vista como dotada de dones por la naturaleza y, por lo tanto, capaz de entender los dos lados de todo. En todas las comunidades se reconocían estos roles de género, solo que con distintos -pero muy parecidos- nombres: Mujer, hombre, mujer de dos espíritus, hombre de dos espíritus, y transgénero.

La página antes mencionada muestra algunos ejemplos de términos usados para describir lo mismo. Cuenta que “los Navajo se refieren a los ‘dos espíritus’ como ‘Nádleehí’ (que significa “uno que se transformó”), dentro de los Lakota está el ‘Winkté’ (nombre que se da a los hombres que tienen la costumbre de comportarse como mujeres), para los Ojibwe, el ‘Niizh Manidoowag’ (literalmente traducible a “dos espíritus”), mientras que los Cheyenne tienen al Hemaneh (“mitad hombre, mitad mujer), para nombrar a unos pocos. El propósito del concepto de ‘dos espíritus’ es el de dar una posible traducción occidental a esta serie de nombres, pero no siempre este ejercicio es totalmente exacto en su vuelta a los lenguajes nativos. Por ejemplo, en el idioma Cherokee Iroqués no hay manera de traducirlo, pero esta tribu sí tiene términos de variación de género para nombrar a ‘mujeres que se sienten como hombres y viceversa’.

La cultura de los ‘dos espíritus’ en Norte América fue una de las primeras costumbres que los europeos trataron de destruir y desaparecer de la historia. Un claro ejemplo de ello es lo que dijo en su momento el artista estadounidense de la época George Catlin, quien pensaba “que esta tradición debe ser erradicada antes de que llegue a los libros de historia”.

El fenómeno no sólo se vio en esta región de Norteamérica. Hay registro de que los monjes católicos españoles destruyeron, también, muchos de los códices aztecas con el fin de erradicar los relatos y las creencias nativas tradicionales, una de ellas la de los ‘dos espíritus’. A través de esta serie de esfuerzos, los cristianos forzaron a los Nativo Americanos cuyo actuar no contemplaba estas normas a vestirse y actuar de acuerdo a los nuevos roles de género designados por ellos.

Uno de los ‘hombres de dos espíritus’ más celebrado fue el guerrero Lakota llamado Osh-Tisch (cuyo nombre significa, muy acertádamente, ‘El Que Los Encuentra y Los Mata’). El guerrero nació como varón y se casó con una mujer, pero se vestía con ropa ‘femenina’ y vivía su cotidianeidad como una mujer. En 1876, Osh-Tisch se ganó la gran reputación que tiene en la historia al rescatar a un hombre de su tribu durante la Batalla de Rosebud Creek. Una gesta de gran valor.

En las culturas Nativo Americanas, la gente era valorada por su contribuciones a la tribu, más allá de su masculinidad o feminidad. Según Indian Country Today, los padres no asignaban roles de género a los niños, cuyas ropas tendían a ser de género neutral. No existían, además, preconcepiones o ideales con respecto a de qué forma una persona debía amar; simplemente era un acto natural que ocurría sin juicios alrededor.

Al contrario de lo que vemos en la actualidad, la gente de ‘dos espíritus’ en la América pre-contacto europeo era altamente venerada, y las familias que tenían un miembro así entre ellos era considerada suertuda. Se creía que el hecho de que una persona pueda ver el mundo con los ojos de ambos ‘espíritus’ (femenino y masculino) al mismo tiempo era un regalo del Creador.

A diferencia de los roles sociales estrictos que quería imponer el cristianismo europeo, los nativos valoraban a cada persona por el aporte real que hacían a la tribu. Su falta de reglas era tan evidente, que ni siquiera los padres les asignaban un rol de género a sus hijos. Estas mismas familias se consideraban afortunadas cuando una persona de “dos espíritus” nacía en su familia, ya que esto era considerado una total bendición.

Lamentablemente, la influencia religiosa occidental generó serios prejuicios contra esta forma de diversidad de género practicadas por estos pueblos, lo que obligó a las personas afectadas a tomar una de las dos opciones forzadas o esconderse para proteger su vida. Historia conocida.

El caso de los nativos americanos nos hace preguntarnos fuertemente si estas conductas de flexibilidad en los roles de género son realmente ‘antinaturales’ como la moral occidental y cristiana que rige en nuestro país, que fue colonia también, nos ha enseñado. Si en otras sociedades estas conductas fueron tomadas como normales -y hasta como “una bendición del Creador”- sin que ocurra una catástrofe por ello ¿Por qué mucha gente cree que su homofobia/transfobia es una ‘defensa por lo natural’?

Viejos Prejuicios en el Nuevo Mundo

Los jesuitas y los exploradores franceses contaron historias de hombres Nativos que se habían “Dado al pecado” y “Mujeres cazando” con esposas y más tarde, los británicos regresaron a Inglaterra con relatos similares. George Catlin dijo que la tradición de los Dos Espíritus entre los Nativos “debe extinguirse antes de que se pueda registrar de manera más completa”. En consonancia con los prejuicios europeos contra los Nativos, los monjes católicos españoles destruyeron la mayoría de los códices aztecas para erradicar las creencias y la historia nativas tradicionales, incluidos los que hablaban de la tradición de los Dos Espíritus. En 1530, el explorador español Cabeza de Vaca escribió en su diario de ver a los hombres indios nativos “suaves” en las tribus de Florida vestirse y trabajar como mujeres. Al igual que con todos los demás aspectos del respeto europeo por los indios, la variación de género no fue tolerada. Los europeos y, eventualmente, los Euro-Americanos exigieron que todas las personas cumplan con sus dos roles de género prescritos.

La creencia de los Nativos Americanos es que algunas personas nacen con los espíritus de ambos sexos y los expresan perfectamente. Es porque tienen dos espíritus en un cuerpo. Algunas tribus Siouanas creían que antes de que un niño naciera, su alma está delante de El Creador, ya sea para alcanzar el arco y las flechas que indicarían el papel de un hombre o la cesta que determinaría el papel de una mujer. Cuando el niño alcanzaba la mano correspondiente al género, a veces El Creador cambiaba de mano y el niño elegía el rol del sexo opuesto y, por lo tanto, mejoraba en la vida.

La cultura de los «dos espíritus» en América del Norte fue muy atacada y sustituida en su lugar por las costumbres y los valores de origen europeo, fijando unos rígidos roles de género.

Los Nativos Americanos tradicionalmente no asignan un gradiente moral al amor o la sexualidad; una persona es juzgada por sus contribuciones a su tribu y por su carácter. También era costumbre que los padres no interfirieran con la naturaleza y, por lo tanto, entre algunas tribus, los niños llevaban ropas neutrales hasta que llegaban a una edad en la que decidían por sí mismos qué camino caminarían y seguirían las ceremonias apropiadas. Las personas de los Dos Espíritus en el contacto previo con los Nativos eran muy veneradas y las familias con miembros eran consideradas afortunadas. Los indígenas creían que una persona que podía ver al mundo a través de los ojos de ambos sexos al mismo tiempo era un regalo del Creador. Tradicionalmente, las personas de Dos Espíritus ocupaban posiciones dentro de sus tribus que les merecían un gran respeto, como los Hombres/Mujeres de Medicina, los chamanes, los visionarios, los místicos, los conjuradores, los guardianes de las tradiciones orales de la tribu, les conferían nombres afortunados para niños y adultos (tan así ha sido, que Crazy Horse recibió su nombre de Winkte), enfermeras durante las expediciones de guerra, cocineros, casamenteros y consejeros matrimoniales, fabricantes de joyas / atuendos de plumas, alfareros, tejedores, artistas y artistas, además de adoptar a niños huérfanos y atender a los ancianos. Los Dos Espíritus de cuerpo femenino eran cazadores, guerreros, dedicados a lo que era típicamente el trabajo de los hombres y, por lo que a todos respecta, siempre eran intrépidos.

«Esta tradición debe ser erradicada antes de que llegue a los libros de historia», —George Catlin, artista estadounidense haciendo referencia a la cultura de los dos espíritus.

Los Nativos Americanos tradicionales asocian a los Dos Espíritus con un intelecto de alto funcionamiento (posiblemente de una vida de auto cuestionamiento), habilidades artísticas y una capacidad excepcional de compasión. En lugar de ser excluidos socialmente como en la cultura Euro-Americana en la actualidad, se les permitió participar plenamente en las estructuras sociales tribales tradicionales. Personas Dos Espíritus, específicamente hombres (biológicamente hombres, mujeres de género) podrían ir a la guerra y tener acceso a actividades masculinas como el temazcal. Sin embargo, también asumieron roles femeninos como cocinar, limpiar y otras responsabilidades domésticas. Cuerpo femenino (biológicamente femenino, género masculino) Dos Espíritus por lo general solo tenían relaciones o matrimonios con mujeres y entre los Lakota, a veces entraban en una relación con una mujer cuyo marido había muerto. Como los Dos Espíritus de cuerpo masculino se consideraban “hermanas”, se especula que puede haber sido visto como incestuoso para que los Dos Espíritus tengan una relación entre sí. Dentro de esta cultura, se consideró altamente ofensivo acercarse a un Dos Espíritu con el fin de que desempeñen el papel tradicional de su género biológico.

Encuéntralos y Mátalos

Osh-Tisch, también conocido como Encuéntralos y Mátalos, era un Crow Badé (Dos Espíritus) y era celebrado entre su tribu por su valentía cuando atacó un grupo guerrero Lakota y salvó a un compañero de la tribu en la Batalla de Rosebud en junio 17, de 1876. En 1982, los ancianos de los Crow le dijeron al etnohistoriador Walter Williams: “Los Badé eran un grupo social respetado entre los Crow. Pasaron su tiempo con las mujeres o entre ellas, estableciendo sus tipis en un área separada de la aldea. Se llamaron entre ellas “hermanas” y vieron a Osh-Tisch como su líder.” Los ancianos también contaron la historia de la antigua de agentes de la Oficina de Asuntos Indígenas [Bureau of Indian Affairs] que intentaron forzarlo repetidamente a usar ropa de hombre, pero los otros indios protestaron contra esto, diciendo que era contra su naturaleza. Joe Medicine Crow le dijo a Williams: “Un agente a fines de la década de 1890 … trató de interferir con Osh-Tisch, que era el Badé más respetado. El agente encarceló a los Badés, les cortó el pelo y les hizo usar ropa de hombre. Los obligó a hacer trabajo manual, plantando estos árboles que se ven aquí en la sección de los jardines del BIA. La gente estaba tan molesta con esto que la Jefa Pretty Eagle entró en la agencia Crow y le dijo al agente que abandonara la reserva. Fue una tragedia, tratar de cambiarlos”.

La presión para cambiar también vino de los misioneros cristianos. En 1903 llegó a la reserva un ministro bautista. Según Thomas Yellow Tail, “condenó nuestras tradiciones, incluida la Badé. Le dijo a su congregación que se mantuviera alejado de Osh-Tisch y otros Badés. Continuó condenando a Osh-Tisch hasta su muerte. Esa puede ser la razón por la que nadie más asumió el papel de Badé después de que Osh-Tisch muriera”.

Cerca de Casa

El 11 de febrero de 1712, el coronel Barnwell de Carolina del Sur atacó las Tuscaroras en Narhantes, una fortaleza de Tuscarora en el río Neuse, Carolina del Norte. Las tropas de Barnwell se sorprendieron al descubrir que el más feroz de los guerreros de Tuscarora eran mujeres que no se rendían “hasta que la mayoría de ellas fueron sometidos por la espada”. Era una costumbre Iroquesa poner a Dos Espíritus en la línea del frente para asustar al enemigo. Una mujer guerrera y un hombre con ropa de mujer eran tan aterradores para los Euro-Americanos como lo son ahora. John Lawson escribió sobre Tuscarora: “Durante su traslado a los cuarteles de caza de invierno, las mujeres llevaban cereales y otras provisiones. Después de llegar, la mayor parte del tiempo se dedicaban a conseguir leña, cocinar y hacer artículos de artesanía. Los hombres que eran cazadores pobres, posiblemente berdaches [forma despectiva europea de llamar a los homosexuales], conseguían ladridos para las cabañas, hacían recados a la ciudad donde quedaban los ancianos, hacían cuencos y platos de madera y pipas de arcilla”. A principios del siglo XX, se había afirmado que allí no hubo géneros alternativos entre las Seis Naciones Iroquois/Haudenosaunee, a pesar de la documentación y las historias orales. La mayoría, si no todas las tribus, habían sido influenciadas por prejuicios europeos.

We´wha dede la Nación Zuni, Indian Country Today

Quizás uno de los Dos Espíritus más famosos del pasado fue We’wha (1849-1896), de la nación Zuni. We’wha, biológicamente, era hombre y estaba engendrado con un espíritu femenino. Según todos los informes, era una persona muy inteligente que se convirtió en embajadora de Zuni en Washington, DC y fue celebrada por la élite de Washington como “El hombre-mujer de Zuni”. Esta foto muestra a We’wha con la vestimenta femenina tradicional de Zuni.

La colonización cobra su cuota

A medida que los europeos se abrían paso hacia América del Norte, los gobiernos coloniales formaron con entusiasmo las estructuras de poder blancas, tomaron tierras de los Nativos e implementaron las tácticas de conversión genocida que definieron la relación entre los Nativos Americanos y los gobiernos Euro-Americanos. Cuando Cristóbal Colón se encontró con la gente de los Dos Espíritus, él y su tripulación los arrojaron encerados con sus perros de guerra y fueron destazados miembro a miembro. El trato inhumano que los cristianos ofrecieron fue solo el comienzo del holocausto de los Nativos Americanos.

A medida que los europeos y posteriormente los Euro-Americanos se trasladaban de este a oeste, propagaron enfermedades e impusieron la cultura y las religiones europeas a los Nativos. En el siglo XX, los prejuicios neuróticos, instigados por influencias cristianas, aumentaron entre los Nativos Americanos, la aceptación de la diversidad de género y las personas andróginas se redujo drásticamente

A medida que los europeos y posteriormente los Euro-Americanos se trasladaban de este a oeste, propagaron enfermedades e impusieron la cultura y las religiones europeas a los Nativos. En el siglo XX, los prejuicios neuróticos, instigados por influencias cristianas, aumentaron entre los Nativos Americanos, la aceptación de la diversidad de género y las personas andróginas se redujo drásticamente. Los Dos Espíritus fueron obligados como cosa común, por funcionarios gubernamentales, representantes cristianos o incluso sus comunidades Nativas asimiladas a cumplir con los roles de género estandarizados. Quienes sintieron que no podían hacer esta transición, se quedaron en la clandestinidad o se suicidaron. La imposición de leyes matrimoniales Euro-Americanas invalidó los matrimonios del mismo género que alguna vez fueron comunes entre las tribus de América del Norte. El orgullo cultural de los Nativos Americanos renació en los 1960/ los movimientos del Poder Rojo [Red Power] generaron una nueva conciencia de la tradición de los Dos Espíritus y desde entonces han inspirado un aumento gradual de la aceptación y el respeto por la variación de género dentro de las comunidades tribales. Fue a partir de este nuevo respeto tribal y propio que fomentó el desprendimiento del término ofensivo “berdache” que fue asignado por los europeos.

Russell Means (1939 – 2012). Actor nativo Lakota, activista de los derechos de los Nativos y cofundador del Movimiento Indio Americano, Russell Means: “En mi cultura tenemos personas que visten mitad de hombre y mitad de mujer. Winkte, los llamamos en nuestro idioma. Si eres Winkte, ese es un término honorable y eres un ser humano especial.

Foto: Russell Means en una escena del film El último mohicano.

Al contrario de lo que vemos en la actualidad, la gente de ‘dos espíritus’ en la América pre-contacto europeo era altamente venerada, y las familias que tenían un miembro así entre ellos era considerada suertuda. Se creía que el hecho de que una persona pueda ver el mundo con los ojos de ambos ‘espíritus’ (femenino y masculino) al mismo tiempo era un regalo del Creador.

La comunidad Dos espíritus en la actualidad

En el estado de Arizona, se llevó a cabo el Primer Powwow Dos Espíritus, que se une a otras celebraciones de la comunidad Dos Espíritus en diversos estados de Estados Unidos. “Docenas de organizaciones de Dos Espíritus se han formado alrededor de Norte América en los últimos años. El American Indian Two-Spirit Powwow del área de la Bahía de California se encuentra en su octavo año y atrae a más de 4,000 personas al año. Las ciudades canadienses de Saskatoon y Winnipeg han sido anfitrionas recientemente de los Powwows de Dos Espíritus. Y en 2018, un contingente de Dos Espíritus participó por primera vez en la gran entrada en el Encuentro de las Naciones, el Powwow más grande del mundo.”

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: